Las elecciones como armamento. Por Naomi Klein. Traducción : The New York Times Syndicate
Con todos los millones de dólares gastados en la 'construcción de la democracia y en la creación de una 'sociedad civil' en Irak, aquellos que puedan sobrevivir a los ataques de la única...

Political
Anónimo Martes 22 de Agosto del año 2006 / 16:43

Con todos los millones de dólares gastados en la "construcción de la democracia y en la creación de una "sociedad civil" en Irak, aquellos que puedan sobrevivir a los ataques de la única superpotencia que queda en el mundo podrán sufragar. Los faluyanos irán a votar, inclusive si para conseguir el objetivo tengan primero que morir. Las elecciones como armamento por Naomi Klein P. Diddy, el magnate del hip-hop, anunció recientemente que su campaña "Vote o Muera", continuará. Diddy indicó que su campaña para lograr un alto registro de votantes durante la última elección presidencial era, apenas "la primera fase, el primer paso para que la gente se comprometa" en tareas políticas. Fantástico. Yo tengo una sugerencia para la segunda fase. P. Diddy, Ben Affleck, Leonardo DiCaprio y el resto de la llamada "Coalición de los Dispuestos" deberían tomar su avioneta contratada y viajar a Faluya, donde sus esfuerzos se requieren de manera desesperada. Pero primero, tendrán que alterar su lema. En lugar de "Vote o Muera", es mejor el slogan "Muera, Luego Vote". Pues eso es lo que está ocurriendo. Han sido bloqueadas todas las rutas de escape, demolidas viviendas, y arrasadas clínicas. Todo eso a fin de preparar la ciudad para las elecciones de enero. En una carta al secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, el primer ministro designado por Estados Unidos, Iyad Allawi, explicó que el ataque tenía como propósito "proteger vidas, las elecciones y la democracia en Irak".


Las elecciones en Irak tal vez nunca sean pacíficas, pero tampoco deben consistir en una guerra contra los votantes. La campaña de Allawi para concretar elecciones mediante la violencia es directo resultado de una desastrosa decisión adoptada hace un año. El 11 de noviembre del 2003, Paul Bremer, que era en esa época el administrador civil de las fuerzas de ocupación norteamericanas, viajó a Washington para reunirse con el presidente George W. Bush. Ambos temían que si mantenían su promesa de realizar elecciones en Irak en el curso de los meses siguientes, el país no podría ser controlado por fuerzas pronorteamericanas. Eso representaría el fracaso de los propósitos que tenía la invasión, y podría poner en peligro las posibilidades de reelección de Bush. Por lo tanto, ambos hombres elaboraron otro plan. Los comicios se postergarían más de un año.


Entre tanto, Washington elegiría a dedo el primer gobierno "soberano" de Irak. Eso permitiría a Bush asegurar que se estaban realizando progresos en Irak en el curso de su campaña, mientras se mantenía a Irak bajo seguro control norteamericano. En Estados Unidos, la aseveración de Bush de que "la libertad está marchando", sirvió a su propósito. Pero en Irak, el plan condujo de manera directa a la carnicería de la actualidad. Bush intenta calificar a las fuerzas opuestas a la presencia de Estados Unidos en Irak como enemigas de la democracia. Pero, de hecho, la mayor parte de la insurrección se liga directamente a decisiones adoptadas en Estados Unidos para sofocar, posponer, manipular y obstaculizar las aspiraciones democráticas del pueblo de Irak. Por cierto, la democracia tiene enemigos genuinos en Irak, pero antes de que Bush y Bremer decidiesen romper su promesa central de entregar el poder a un gobierno electo por los iraquíes, esas fuerzas estaban aisladas y controladas. Todo cambió cuando Bremer regresó a Bagdad e intentó convencer a los iraquíes de que no estaban preparados para la democracia. Bremer dijo que el país era demasiado inseguro como para convocar a elecciones. Además, no había registros electorales. Muy pocos iraquíes quedaron convencidos.


En enero del 2003, 100.000 iraquíes realizaron una manifestación pacífica en Bagdad. Otros 30.000 efectuaron una demostración similar en Basora. Muchos indicaron que Irak era un país lo bastante seguro como para realizar elecciones. También recordaron que las listas del programa de petróleo por alimentos, creado en la época de Saddam Hussein, podían servir como registros de votantes. Pero Bremer no cedió. Y es vergonzoso que la ONU respaldara su plan. En un artículo en The Wall Street Journal, Hussain al-Shahristani, presidente del comité de la Academia Nacional de Ciencias de Irak, pronosticó con certeza lo que iba a ocurrir. "Las elecciones se realizarán en Irak, tarde o temprano", dijo. "Cuando más rápido se realicen, y un Irak verdaderamente democrático sea establecido, menos iraquíes y norteamericanos morirán". Miles de muertos iraquíes y norteamericanos más tarde, se ha programado la convocatoria a elecciones cuando parte del país está al borde de otra invasión y amplios sectores se hallan bajo la ley marcial. En cuanto a los registros de votantes, Allawi proyecta usar las listas de petróleo por alimentos, tal como fue sugerido y desechado hace un año.


Por lo tanto, las excusas eran mentiras. Si las elecciones pueden realizarse ahora, también podrían haberse realizado hace un año, cuando el país estaba mucho más tranquilo. Pero eso habría impedido a Washington instalar un gobierno títere en Irak, y posiblemente habría afectado las posibilidades de Bush de obtener la reelección. No es entonces raro que los iraquíes se muestren escépticos sobre la versión de democracia que le presentan los soldados estadounidenses, o que las elecciones sean consideradas como armas de guerra, no como herramientas de liberación. Los cazas de combate no esperaron ni siquiera una hora luego que Bush finalizó el discurso de proclamación de su victoria en las elecciones del 2 de noviembre para iniciar sus bombardeos a Faluya. El principal objetivo de los soldados norteamericanos en Faluya fue emboscar el principal hospital de la ciudad. ¿Por qué ? Al parecer, porque era la fuente de "rumores" acerca de altas cifras de víctimas civiles la última vez que Faluya fue sitiada. Eso causó indignación en Irak y en el resto del mundo árabe. "Es un centro de propaganda", dijo un alto funcionario estadounidense a The New York Times. El diario dijo que el Hospital General de Faluya fue fácil de capturar, puesto que los médicos y pacientes no opusieron gran resistencia. Hubo, sin embargo, un herido, "un soldado iraquí que descargó de manera accidental su rifle Kalashnikov hiriendo la parte inferior de su pierna". Pienso que ese tiro en el pié. No es el único. Naomi Klein Traducción : The New York Times Syndicate - Source : Nologo.org

  • http://antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=998

    Participar en el Foro
     1..1 de 1 Opiniones

    1. 1:27 Horas, 24/7/2017



    Página [1]