Objetividad, Montessori, y los Autopoietivos.
Si en el reflexionar sobre la vida, en especial los seres biológicos y en particular la historia humana como una caso de ambos, nos encontramos manteniendo que la objetividad es una elección que...

Autopoiesis
Ignacio Carrasco Jueves 27 de Julio del año 2006 / 21:31

Si en el reflexionar sobre la vida, en especial los seres biológicos y en particular la historia humana como una caso de ambos, nos encontramos manteniendo que la objetividad es una elección que hace un observador sobre una realidad sobre la cual no tiene la posibilidad de distinguir entre ilusión y percepción, entonces estaremos en presencia de una mirada que quiere hacerse cargo de la (objetividad), así tal cual: "la objetividad entre paréntesis".

La situación es que, a partir de las investigaciones realizadas por muchos biólogos -entre ellos Humberto Maturana- se ha hecho posible para cualquier lenguajeante humano, hacer la distinción de que todo el mundo que percibe como una "realidad en sí" dadas las recurrencias del vivir, no es tal, sino la visión de un mundo particular congruente con la deriva histórica del mismo individuo, quedando abierta, para este observador, la posibilidad de rearmar la visión cultural de "realidad en sí" por otra de "múltiples realidades".

Esta nueva mirada, tiene muchas y variadas consecuencias. Una de ellas está ligada al ámbito educativo.
¿Cómo es posible asumir la labor habitual de trabajo en la escuela, luego de haber reflexionado sobre esta situación, y encontrarse en la necesidad de plantear "Objetivos"?.

En este contexto, la palabra "Objetivo" tiene una segunda acepción: Horizonte a alcanzar, propósito.

Al observar la dinámica biológica es posible darse cuenta que ésta no actúa en términos propositivos. La semilla no crece desde la tierra porque quiera alcanzar el sol. Su condición de acoplamiento estructural con un entorno que favorece su filogenia permite un operar autopoietico que en cada instante se encarga de hacerle permanecer siempre adaptado y en desarrollo de su misma filogénesis (valga la redundancia). De esta forma, en lo que nos encontramos como seres vivos, es en una continua realización de nuestra autopoiesis, y como seres humanos, en el vivir de una dinámica de entrecruzamiento entre el lenguajear y el emocionar que opera siempre desde las posibilidades del momento dadas las características estructurales del individuo y el entorno.

Por lo mismo, ¿Es posible, o más bien congruente con esta mirada, el posicionar el desarrollo educacional desde la necesidad de plantear simpre "objetivos" que tienen que ver con "cierta mirada" y que osadamente imponemos a diario a un enorme grupo de personas, conservando además una serie de rasgos culturales ligados al poder y la obediencia?.

Aceptar un No como respuesta, puede traer consigo mucho de angustia e inestabilidad en torno de las reales posibilidades de estructurar una educación que se haga cargo de esto, pero a la vez mantenga intacta las posibilidades de inducción cultural sin pérdida de oportunidad latente o potencial, de manera que las personas formadas al interior de esta organización no se sientan en menoscabo por participar de una organización que no ha puesto su mirada en aquello que todo el resto lo hace.

Por suerte, lo planteado no es una constatación exclusiva de nuestro tiempo, y aunque de distintas maneras, existen experiencias que han derivado en lo mismo.

De ellas Montessori, es la que sentimos más contundentemente se hizo cargo de esta reflexión. Y ella logró darle una vuelta a la cultura, llevando su método educativo a todo el mundo. Su mirada implica dejar trabajar a la vida, y un asumir de los adultos que la tarea no está en imponer propósitos, sino en encantarse con un mundo maravilloso que ponemos a la mano de l@sniñ@s de la manera más adecuada posible para permitirles su incorporación a él.

Y entonces si ya no hay "Objetivos", qué hay?.

Es adecuado entender que un cambio de mirada, implica creación. Implica reordenar, implica lenguajear con nuevas formas, nuevas palabras. Un mover a toda nuestra estructura hacia un caminar nuevo, que va surgiendo en la dinámica de relaciones lingúisticas y emocionales que se generan a partir de dicha situación.

Por lo mismo, es que en el compartir las ideas con gente cercana ha surgido una nueva palabra con la que hemos venido bautizando a todo el operar intencionado de cada cual en el respeto profundo por el devenir histórico particular de cada individuo.
La palabra que venimos utilizando es la de "Autopoietivos".

De esta forma, es posible confrontar la crítica habitual que se hace a la educación Montessori, por ejemplo, cuando se cuestionan sus procedimientos o concepciones en torno a la evaluación. Pues ciertamente, no es posible pensar algunas de esas críticas aceptándo que Montessori trabaja con Autopoietivos, y no con Objetivos. De tal forma que, ya no es Montessori quien tiene que salir al paso de justificar su proceder, sino más bien, quien hace el cuestionamiento quien debe preocuparse por comprender por qué su pregunta queda invalidada en su gestación.

Autopoietivos, engloba el cambio de mirada. Es una palabra que nos ayuda a reentender la dinámica de relaciones en la que continuamente nos encontramos como seres vivos, pero que cegamos por un devenir cultural que ha puesto todo su énfasis en la tarea, los resultados y los propósitos.

Los Autopietivos ya están aquí. Y al parecer vinieron para quedarse. Al menos aquí en mi, y en la impresión que tengo del mundo desde mi observar; donde veo grandes voluntades de modificar mundos pero muchas veces sin lograr encontrar los cambios culturales internos necesarios para posibilitar la germinación de los mismos. Quizás los Autopoietivos -en esta realización- en algo puedan aportar, toda vez que contribuyen a hacer patente el cambio de mirada en la interrelación organizacional, fundamental en la intención de hacer que las transformaciones globales y de concepciones de vida trasciendan en la vivencia de cada persona perteneciente a este lugar.

Ignacio Carrasco
Diplomado MBExH
(Matriz Biológica de la Existencia Humana)

  • Ignacio Carrasco
  • http://www.rie.cl/?a=19535

    Participar en el Foro