La cotidianeidad del aprender. La complejidad del hombre es una condición inherente a su ser y una interrogante que cobra vigencia diariamente.
La vida se nos presenta como un cúmulo de experiencias que permanente se construye y reconstruyen en nuestra cotidianeidad contingente cimentada en nuestra relación con el medio. Cuando creemos que...

Learning
Eleazar Ojeda Salamanca Martes 10 de Octubre del año 2006 / 16:24
La vida se nos presenta como un cúmulo de experiencias que permanente se construye y reconstruyen en nuestra cotidianeidad contingente cimentada en nuestra relación con el medio. Cuando creemos que hemos aprendido todo nos enfrentamos a situaciones novedosas y atrayentes que nos obligan a repensar nuestro conocimiento y actuar. Creer que somos capaces de comprender nuestra relación con el espacio e imponer nuestra verdad como absoluta es una empresa bastante ambiciosa que conlleva a teleologías absurdas.

La complejidad del hombre es una condición inherente a su ser y una interrogante que cobra vigencia diariamente. Convivir en la incertidumbre es requisito indispensable para seguir viviendo, observar y leer la realidad es requerimiento comunicativo que conlleva al comunicar. Al aprender nos transformamos automáticamente en ser que comunicamos. Pero ¿Qué comunicamos? Comunicamos nuestra experiencia, nuestro mundo vivido, nuestra relación con el medio y con nosotros mismos, comunicamos lo que somos y vivimos, comunicamos nuestra responsabilidades en el decir lo que decimos pero asumiendo esta responsabilidad en el momento que lo decimos, pero decimos lo que decimos por que lo vivimos y nos importa y por que lo seleccionamos entre un cúmulo de experiencias que desechamos al no sentirlas significativas.

Nuestra relación con el medio no es trivial, tampoco es cien por ciento racional y muy pero muy emocional, cuesta internalizar lo impuesto y lo que no vivimos, por lo tanto, aprendemos de lo que tenemos a mano mas expeditamente, nuestra experiencia y nuestros contactos sensoriales a través de vinculaciones relacionales individuales posteriormente socializadas con otros.

Aprender es comunicar, comunicar es aprender, pero más que aprender a hacer es apropiado aprender a enseñar lo que aprendí, debido a que en este proceso nos transformamos en seres que aprenden a enseñar lo que viven. Si en el proceso del enseñar lo aprendido no soy capaz de posibilitar que otros enseñen lo vivido tratando de imponer mi enseñar aprendido como un dogma inmodificable me transforme, obviamente, en un ser que no aprende solo reproduce lo que creyó creer, quizás suene como contradictorio pero no lo es, puesto que, el aprendizaje es colectivo y la comunicación es social, un aprendizaje socializado permite el construir a partir de la diversidad, a través del rescate de la enseñanza del aprendizaje individual que confluye con el aprendizaje social del grupo o el individuo con el cual me comunico que a su vez genera una complicidad en el aprender que lo lleva a apropiarse individualmente de la enseñanza del aprendizaje del otro pero en un ejercicio social.

La geografía es una ciencia que requiere la socialización de la enseñanza del aprendizaje de la observación del mundo vivido del otro, a través de un juego comunicativo que se inicia con el escuchar, el comprender, el discrepar y terminar con el consensuar y en muchos casos en el disentir, pero para producir ese ejercicio, tenemos que arriesgarnos a jugar a enseñar nuestra relación con el enseñar lo aprendido, que básicamente es la descripción de la observación de nuestra relación con nuestro mundo vivido cotidianamente en un proceso de selección de información que se transforma en significativa desde el momento que nos involucra emocionalmente en nuestra relación con nuestro entorno. Ahora bien, este ejercicio se produce en un escenario de tolerancia hacia la diversidad y la incertidumbre, de encontrarme con el discenso y aceptar la discrepancia. Si solo creemos en el acuerdo como un medio de construir las verdades, transformaremos los espacios de diálogos y convivencia en la imposiciones de metarrelatos basados en opiniones de lideres que en muchas ocasiones falsean sus observaciones con el fin de obtener beneficios alejados del propósito del comprender al otro.

La comunicación de lo vivido requiere de la coordinación de las acciones que nos posibiliten comunicar en un juego justo, donde las comunicaciones sean contingentes al espacio democrático de comunicaciones participativas. El comunicar el mundo vivido requiere el ser consciente de vivir un mundo personal y colectivo. Un mundo que se traslada desde la selección observada a la descripción y comunicación colectiva. Necesita espacios comunicativos generados desde la planificación, ejecución, evaluación y retroalimentación de un proceso educativo y asumido por una comunidad como una forma de construir una realidad más humana. La escuela es un lugar que nos invita al compartir nuestra enseñanza de nuestra relación con el mundo que se vive cotidiamente, pero ¿Nuestras escuelas serán hoy en día esos lugares de socialización de la enseñanza del aprendizaje del mundo vivido? Sinceramente no tengo la respuesta debido a que puedo solo comunicar lo que he vivido, asumiendo la responsabilidad de mis observaciones y descripciones solamente hasta que genere otras nuevas es decir ahora mismo. Pero mientras esas pequeñas certezas continúen trataré de generar un discurso que me permita comunicar lo que quiero comunicar.

La singularidad de nuestra vida se origina desde nuestro nacimiento y se enriquece a partir de nuestra relación con nuestra cultura, familia, escuela, grupos de amigos, genes y sociedad. Como nuestra relación es individual con estos elementos pero a su vez es colectivas generamos una serie de modificaciones diariamente que nos fuerzan a seguir relacionándonos con estos u otros elementos. Si aventuramos crear ficticiamente espacios comunicacional que pretenden comunicar aprendizajes de mundos vividos, tenemos que tener en cuenta que nos enfrentamos a la incertidumbre comunicacional de escuchar múltiples realidades que se generan en la combinación de estos elementos. Un docente que se atreve a involucrarse en una experiencia como esta, es un valiente, un atrevido, un “irresponsable”, pero responsable de atreverse a abrir una puerta que quizás no se desaparezca desde el momento que la abrió. Para que el docente pueda tener un mínimo control de esta puerta debe tener meridiana claridad con respeto a una leve organización de la complejidad e incertidumbre de las consecuencias de este proceso que obviamente el desconoce y todos los participantes de este proceso también. Esa es la gracia y es lo enriquecedor que permite el aprender.

Una organización de la complejidad involucra una planificación de un evento comunicativo relacional de enseñanza de descripciones de observaciones y descripciones de mundos vividos, esta planificación no puede ser normativa debido a que la incertidumbre es el elemento inspirador de nuestro proceso. Asumiendo una planificación que se construye en el proceso del saber y el hacer, tenemos que pensar en crear espacios flexibles que nacen y concluyen con resultados que en repetidas ocasiones nuestro sistema educativo no está preparado asumir. Por lo tanto, no se concibe este esfuerzo como una aventura individual del docente, es más ni siquiera como un acto voluntario, sino que se debe transformar en una condición desde los órganos que creen controlar el proceso a nivel nacional.

Esta planificación requiere de procesos de ejecución los cuales van a derivar en algunos momentos en perdidas de supuesto “controles” tradicionalmente socializados por la comunidad educativa. Generar espacios de diálogos no es fácil, primeramente requiere asumirse como un elemento más que se interrelaciona con otros elementos en una red intercomunicacional complejo e imprevisible, además de permitir expresar el saber aprendido en el hacer, pero este hacer como una actividad de elección individual propia de selecciones de acciones que en ocasiones escapan a nuestro conocimiento metodológico. Quizás encontremos peligroso aventurarse a proponer formas diferentes de comunicar el saber de nuestro estudiantes, pero si queremos procesos de comunicación de los saber del mundo vivido debemos permitir hacer a partir de un interés particular que necesariamente requiere incertidumbre inicial e incluso final. En todo caso eso es mucho mas desafiantes que perpetuar acciones en el tiempo y muy poco significativas, generalmente asociadas a la selección de información que el docente estima conveniente como apropiada ¿Acaso será esto último generación de espacios de comunicativos de mundos vividos?

Si la planificación se modifica y la ejecución genera incertidumbre, la evaluación se transforma, desde un enfoque tradicional, en una empresa dificilísima, posibilidad a partir de asumir que la incertidumbre es una realidad necesaria para existir más que una dificultad de nuestra existencia. Evaluar proceso de generación constructiva socialmente como estos requiere de la participación de todos en la creación de las herramientas para el evaluar. Si asumimos la evaluación con un proceso predeterminado anteriormente a la planificación y ejecución del proceso, vamos a transformarnos en administradores de indicadores de variables preconcebidas pero en muchos casos descontextualizadas de la realidad.

El evaluar en estas circunstancias requiere un proceso constructivo de los instrumentos socializados al nivel de todos los integrantes de este sistema de relaciones. Todos somos evaluadores y evaluados, los indicadores de evaluación están en función del proceso de enseñanza del aprendizaje. Esto requiere modificaciones permanentes, de miradas individuales y grupales.

La retroalimentación del proceso requiere de la reflexión del saber y el hacer, también como ejercicio autoreflexivo y socialmente compartido. La condición reflexiva me permite descubrir y evaluar el proceso de mi aprender, además de generar conciencia de que todo proceso constructivo de aprendizaje requiere de una mirada crítica y post que permite aprender de lo enseñando e internalizar lo socialmente compartido a través de la comunicación de pares.
  • Eleazar Ojeda Salamanca
  • http://eleazarojedasalamanca.blogspot.com

    Participar en el Foro
     1..1 de 1 Opiniones

    1. 1:26 Horas, 24/7/2017



    Página [1]