De Máquinas Y Seres Vivos: Autopoiesis, La Organización De Lo Vivo. Prefacio De Humberto Maturana Romesín A La Segunda Edición: El Presente
Yo considero que es fenómeno biológico todo fenómeno cuya realización implique la realización del vivir de por lo menos un ser vivo. Así, la síntesis de una cadena polipeptídica mediante la...

AutopoiesisHistorical DocumentsBooks, Magazines
Anónimo Sábado 16 de Mayo del año 2009 / 14:59
El Presente


Yo considero que es fenómeno biológico todo fenómeno cuya realización implique la realización del vivir de por lo menos un ser vivo. Así, la síntesis de una cadena polipeptídica mediante la participación de ribosomas en un tubo de ensayos, fuera del contexto de la célula, es un fenómeno químico y no un fenómeno biológico, mientras que la misma síntesis si ocurre durante la dinámica del metabolismo celular, es un fenómeno biológico, cosa usualmente reconocida al hablar de bioquímica. Al mismo tiempo, como yo pienso que la autopoiesis molecular caracteriza y realiza totalmente el vivir, considero que es un fenómeno biológico todo fenómeno que implica la realización de la autopoiesis de por lo menos un ser vivo. Este libro surgió en la tarea de mostrar cómo todos los fenómenos biológicos resultaban, ya sea directamente, o de manera indirecta como consecuencia de distintas contingencias históricas en la realización de la autopoiesis de por lo menos un ser vivo. Yo pienso que este libro cumple ese intento, y que la ampliación de la comprensión de lo biológico que se ha producido posteriormente a su publicación inicial lo confirma, no lo niega.


Pero, tal vez lo más iluminador de la teoría de lo viviente, que es la teoría de la autopoiesis, radica en que ella muestra que el ser vivo es un ente sistémico aun cuando su realización sea de carácter molecular. Esta teoría muestra que ninguna molécula, o clase de molécula, determina por sí sola ningún aspecto o rasgo del operar del ser vivo como tal, pues todas las características del ser vivo se dan en la dinámica de su autopoiesis. En efecto, un fenómeno es el sistémico si ocurre como resultado del operar de los componentes de un sistema mientras realizan las relaciones que definen al sistema como tal, y en tanto ninguno de ellos lo determina por sí solo, aun cuando su presencia sea estrictamente necesaria. Así, la ordenación de los aminoácidos en la síntesis de una proteína de acuerdo a una secuencia particular fijada por la secuencia de nucleótidos presente en un ADN particular, es un fenómeno sistémico porque requiere de la dinámica de síntesis de proteínas que tiene lugar en la autopoiesis celular para que ocurra, y no basta el ADN sólo. No pretendo que al afirmar el carácter sistémico de todo lo que pasa con los seres vivos, yo esté diciendo algo que no haya sido dicho antes. Lo que afirmo es que al no hacernos plenamente cargo del carácter sistémico de los fenómenos celulares, no hablamos adecuadamente de los seres vivos, y generamos un discurso reduccionista engañador, como pasa con la noción de determinismo genético, la que oculta el carácter sistémico de la generación de los rasgos fenotípicos.


La comprensión del carácter sistémico de los fenómenos que involucran lo vivo que la teoría de la autopoiesis hace posible, permite explicar el origen de los seres vivos en la tierra, o en cualquier parte del cosmos, como el surgimiento espontáneo de un ser vivo como entidad discreta tan pronto como se da la dinámica autopoiética molecular como un fenómeno sistémico. De la misma manera la teoría de la autopoiesis permite entender el fenómeno de la herencia como un fenómeno sistémico en la relación o ser vivo medio, que surge con la reproducción en tanto ésta es un caso de fractura con conservación de organización (ver Maturana, 19805; y Maturana y Mpodozis, 19927), al per¬mitir ver que la organización del ser vivo no depende de ninguna clase particular de moléculas, por central que algún tipo de ellas parezca ser en la realización estructural del ser vivo. La teoría de la autopoiesis permite, además entender los fenómenos de simbiosis celular y de formación de sistemas multicelulares como fenómenos espontáneos de conservación sistémica de una nueva organización, cuando agregados de células, o de organismos, dan origen a alguna configuración de relaciones preferenciales que los separa como conjunto de un medio que los contiene. En fin, al entender que el fenómeno del vivir es la dinámica autopoiética molecular, se puede entender,

a) que el devenir histórico de los seres vivos es un proceso espontáneo de conservación de linajes y de formación de nuevos linajes en la conservación reproductiva de distintos modos de vida (o fenotipos ontogénicos), en una deriva ontogénica y filogénica,

b) que las variaciones en los modos de vida que al conservarse en la reproducción dan origen a nuevos linajes, surgen como variaciones epigénicas que se conservan en la reproducción en circunstancias que la herencia ocurre como un fenómeno sistémico de la relación organismo medio, y no como un fenómeno de determinación molecular, y

c) que lo connotado con la noción de selección natural, es el resultado de la conservación diferen¬cial de la variación en la diversificación de linajes, no el mecanismo generativo de ella (ver Maturana y Mpodozis, 1992)7.


» Referencia del Prefacio de Humberto Maturana Romesín a la segunda edición del Libro: De máquinas y seres vivos: Autopoiesis, La Organización de lo vivo.


» Indice del Libro: De máquinas y seres vivos: Autopoiesis, La Organización de lo vivo.



Participar en el Foro
 1..1 de 1 Opiniones

  1. 1:27 Horas, 24/7/2017



Página [1]