Racionalidad y emoción. UNA MIRADA A LA EDUCACION ACTUAL DESDE LA PERSPECTIVA DE LA BIOLOGIA DEL CONOCIMIENTO.
¿ Qué somos ?, ¿ qué es lo humano ? Corrientemente pensamos en lo humano, en el ser humano, como un ser racional, y frecuentemente declaramos en nuestro discurso que lo que distingue al ser humano...

EmotionBiology of CognitionKnowledge
Autopoiesis.cl Sábado 12 de Septiembre del año 2009 / 11:54

¿Qué somos?, ¿qué es lo humano? Corrientemente pensamos en lo humano, en el ser humano, como un
ser racional, y frecuentemente declaramos en nuestro discurso que lo que distingue al ser humano de los
otros animales es su ser racional.
Quiero llamar la atención de ustedes sobre estas afirmaciones que se hacen en el supuesto
implícito de que es absolutamente claro lo que uno dice, y quiero hacer esto porque estas afirmaciones,
hechas así, con tanta soltura, constituyen de hecho anteojeras como las que llevan los caballos para que
no se asusten con el tránsito de los vehículos que los adelantan en una carrera más veloz que la suya.
Se ven pocos caballos con anteojeras en Santiago, pero en el campo las anteojeras aún se usan. ¿Con
qué propósito se usan?, se usan para restringir la visión. Si un caballo ve algo, un vehículo, por ejemplo,
que viene rápido por el lado, se asusta y echa a correr. Si lo ve cuando el vehículo ya pasó, su reacción
es distinta.

Todos los conceptos y afirmaciones sobre los que no hemos reflexionado, y que aceptamos
como si significasen algo, simplemente porque parece que todo el mundo los entiende, son anteojeras.
Decir que la razón caracteriza a lo humano es una anteojera, y lo es porque nos deja ciegos frente a la
emoción que queda desvalorizada como algo animal o como algo que niega lo racional. Es decir, al
declararnos seres racionales vivimos una cultura que desvaloriza las emociones, y no vemos el
entrelazamiento cotidiano entre razón y emoción que constituye nuestro vivir humano, y no nos damos
cuenta de que todo sistema racional tiene un fundamento emocional. Las emociones no son lo que
corrientemente llamamos sentimientos. Desde el punto de vista biológico lo que connotamos cuando
hablamos de emociones son disposiciones corporales dinámicas que definen los distintos dominios de
acción en que nos movemos. Cuando uno cambia de emoción, cambia de dominio de acción. En verdad,
todos sabemos esto en la praxis de la vida cotidiana, pero lo negamos, porque insistimos en que lo que
define nuestras conductas como humanas es su ser racional. Al mismo tiempo, todos sabemos que
cuando estamos en una cierta emoción hay cosas que podemos hacer y cosas que no podemos hacer, y
que aceptamos como válidos ciertos argumentos que no aceptaríamos bajo otra emoción.


Tomemos como ejemplo de lo dicho la situación siguiente: al llegar a la oficina uno declara que
piensa pedir un aumento de sueldo al jefe, y la secretaria amiga dice: “no le pidas nada hoy porque está
enojado, no te va a dar nada”. ¿No es acaso lo que dice la secretaria una indicación de que ella sabe que
la persona enojada solamente puede actuar de una cierta forma, no porque esté restringida de una
manera absoluta, sino porque está en un dominio en el que sólo son posibles ciertas acciones y no
otras? Así decimos también, que las cosas dichas con enojo tienen una potencia, un valor, o una
respetabilidad distinta de aquellas dichas en la serenidad y en el equilibrio. ¿Por qué? No porque una
cosa dicha en el enojo sea menos racional que una dicha en la serenidad, sino porque su racionalidad se
funda en premisas básicas distintas, aceptadas a priori desde una perspectiva de preferencias que el
enojo define. Todo sistema racional se constituye en e1 operar con premisas aceptadas a priori desde
cierta emoción.


Biológicamente, las emociones son disposiciones corporales que determinan o especifican
dominios de acciones. Los invito a meditar sobre como reconocen ustedes sus propias emociones y las
de los otros; y si lo hacen verán que distinguen las distintas emociones haciendo alguna apreciación del
dominio de acciones en que se encuentra la persona o animal, o haciendo una apreciación del dominio de
acciones que su corporalidad connota.


Las emociones son un fenómeno propio del reino animal. Todos los animales las tenemos. Si
ustedes en la noche, en su casa, al encender la luz y ver en el medio de la pieza una cucaracha que
camina lentamente, gritan: “¡Cucaracha!”, la cucaracha empieza a correr de un lado para otro. Si ustedes
se detienen a observar lo que pasa, podrán darse cuenta de que las cosas que la cucaracha puede hacer
en un caso y otro son completamente distintas. La cucaracha que va caminando pausadamente en
medio de la pieza puede detenerse a comer, pero la cucaracha que corre de un lugar a otro no puede
hacerlo. Lo mismo nos pasa a nosotros, pero nos pasa no solamente con las acciones, sino también con
la razón.


Nosotros hablamos como si lo racional tuviese un fundamento trascendental que le da validez
universal independiente de lo que nosotros hacemos como seres vivos. Eso no es así. Todo sistema
racional se funda en premisas fundamentales aceptadas a priori, aceptadas porque sí, aceptadas porque
a uno le gustan, aceptadas porque uno las acepta simplemente desde sus preferencias. Y eso es así en
cualquier dominio, ya sea el de las matemáticas, el de la física, el de la química, el de la economía, el de
la filosofía, o el de la literatura. Todo sistema racional se funda en premisas o nociones fundamentales
que uno acepta como puntos de partida porque quiere hacerlo y con las cuales opera en su construcción.
Las distintas ideologías políticas también se fundan en premisas que uno acepta como válidas y trata
como evidentes de partida porque quiere hacerlo. Y si uno esgrime razones para justificar la adopción de
esas premisas, el sistema racional que justifica esas razones se funda en premisas aceptadas porque sí,
porque uno consciente o inconscientemente así lo quiere.


Observen ustedes que existen dos tipos de discusiones entre las personas. Hay discusiones,
desacuerdos, que se resuelven sin que uno vaya más allá de ponerse colorado. Si yo digo que dos por
dos es igual a cinco y ustedes me dicen: "¡no hombre, no es así! Mira, la multiplicación se hace de esta
manera", mostrándome cómo se constituye la multiplicación, yo a lo más digo, "¡ah! de veras, tienes toda
la razón, disculpa". Si esto ocurre, lo peor que me puede pasar es que me ponga colorado y tenga un
poco de vergüenza. También puede ser que no me importe nada, porque el desacuerdo no tiene nada
más que un fundamento lógico ya que sólo hubo un error al aplicar ciertas premisas o ciertas reglas
operacionales que yo y el otro aceptábamos. Nuestro desacuerdo era trivial; pertenecía a la lógica.


Nunca nos enojamos cuando el desacuerdo es sólo lógico, es decir, cuando el desacuerdo surge
de un error al aplicar las coherencias operacionales derivadas de premisas fundamentales aceptadas por
todas las personas en desacuerdo. Pero hay otras discusiones en las cuales nos enojamos (es el caso
de todas las discusiones ideológicas); esto ocurre cuando la diferencia está en las premisas
fundamentales que cada uno tiene. Esos desacuerdos siempre traen consigo un remezón emocional,
porque los participantes en el desacuerdo viven su desacuerdo como amenazas existenciales recíprocas.
Desacuerdos en las premisas fundamentales son situaciones que amenazan la vida ya que el otro le
niega a uno los fundamentos de su pensar y la coherencia racional de su existencia.
Por eso existen disputas que jamás se van a resolver en el plano en que se plantean.

Porejemplo, la guerra en Irlanda del Norte no tiene solución a menos que un acto declarativo saque a ambos
bandos del espacio religioso donde, dentro de los fundamentos de una creencia, niegan los fundamentos
de la otra, y los lleve a un dominio de mutuo respeto. No basta con que se reúnan a conversar los bandos
oponentes desde la tolerancia al error del otro. Si lo hacen así, terminarán peleándose, porque ambos
bandos están defendiendo sistemas que, aunque coherentes en sí, tienen premisas fundamentales
diferentes que se excluyen mutuamente, y que sus cultores aceptan o rechazan no desde la razón sino
que desde la emoción: las premisas fundamentales de una ideología o de una religión se aceptan a priori
y, por lo tanto, no tienen fundamento racional. Más aún, si uno llega a proponer un argumento racional
para escoger estas u otras premisas, reclamando para su sistema ideológico un fundamento racional, uno
lo hace ciego a lo dicho más arriba, esto es, lo hace ciego al hecho de que las premisas fundamentales
últimas que fundamentan la racionalidad del argumento convincente las aceptamos a priori. Por esto, no
podernos pretender una justificación trascendente para nuestro actuar al decir: "esto es racional". Todo
argumento sin error lógico es obviamente racional para aquel que acepta las premisas fundamentales en
que éste se funda.


Lo humano se constituye en el entrelazamiento de lo emocional con lo racional. Lo racional se
constituye en las coherencias operacionales de los sistemas argumentativos que construimos en el
lenguaje para defender o justificar nuestras acciones. Corrientemente vivimos nuestros argumentos
racionales sin hacer referencia a las emociones en que se fundan, porque no sabemos que ellos y todas
nuestras acciones tienen un fundamento emocional, y creemos que tal condición sería una limitación a
nuestro ser racional. Pero ¿es el fundamento emocional de lo racional una limitación? ¡No! Al contrario:
es su condición de posibilidad, y ahora les voy a explicar por qué...



Participar en el Foro
 1..5 de 5 Opiniones

  1. Jorge Blanco » jorgealberto974yahoo.com5:53 Horas, 24/4/2011


    Por favor enviarme información. Jorge Alberto Blanco Gallo. EmaiL: jorgealberto974@yahoo.com

  2. 15:54 Horas, 9/10/2010


  3. 19:09 Horas, 8/10/2010


  4. felipe » fulganushotmail.com11:51 Horas, 11/12/2009


    Cuando los fundamentos son emocionales distorsionan lo que deberían ser un evento lógico e instrumentalizable. Las emociones dividen tremendamente al hombre y lamentablemente muchos funcionan así, usan su instrucción y capacidades para justificar un comportamiento emocional.

  5. AKMANDU » akmandugmail.com16:55 Horas, 15/11/2009


    En los principios de las organizaciones escolares latinoamericanas como es puede evidenciar el entrelazamiento de lo emocional con lo racional?


Página [1]